domingo, 8 de agosto de 2010

Epiciclo


Si la noche te sorprende pensándome, piérdete en el encanto de la luna; también la estaré observando con inquieta fascinación.

Si por las tardes mi ausencia se hace presente, aleja tus húmedas pupilas del cielo, pues estaré formando tu rostro con las nubes.

Si alguna mañana finalmente despiertas con el alba, discúlpame por no ser yo quien te enseñe el sol asomando desde el horizonte.

6 comentarios:

mel dijo...

A pesar de los kilómetros... la luna seguirá siendo la misma.

-Pato- dijo...

Dejaste tu blog en el cuadernito del Club Atlético de Poetas, no sé si recordás el encuentro en el Rie Bar y hoy con tiempo vine a visitarte, te felicito por estos escritos aquí encontrados Brian, ha sido un placer este rato que te leí.
Te sigo leyendo y me llevo tu contacto a mi blog así no pierdo el rastro.

Saludos, Pato.-

-Pato- dijo...

Uhhgg qué pena, no te puedo agregar a mis contactos por no se qué del url...

:(

este dijo...

Abandono por todos lados, incluso por tu blog.
Volvé.

nico dijo...

alto vuelo
pluma de alto vuelo.

Vitina dijo...

señor Bruno, usted escribe esto? no sabía!

Axel